Los Dueños: Tucumán al 100%, en Cannes

Published on agosto 11th, 2013

Ezequiel y Agustín son amigos desde la infancia, compañeros de escuela, de profesión. Parecen dos jóvenes argentinos como tantos otros pero, en verdad, son más bien excepcionales.

Ezequiel, de apellido Radusky, y Agustín, de la familia Toscano, son dos directores de cine de 31 años. En 2012 realizaron su primer largometraje gracias a un concurso del INCAA. Esa película, que titularon Los Dueños, fue seleccionada para competir de la sección “La Semana de la Crítica” del prestigioso Festival Internacional de Cine de Cannes, en el sur de Francia. “Estar en Cannes fue una experiencia inigualable,” dicen los dos, porque cuando hablan lo hacen en sintonía. Uno empieza la frase y el otro la completa.

Ezequiel y Agustín Radusky

Si la invitación al festival era ya un gran logro, Ezequiel y Agustín no se fueron con las manos vacías. El jurado de la sección, presidido por el director portugués Miguel Gomes, decidió otorgar al filme una “distinción especial” detrás de la ganadora, la italiana Salvo, de Fabio Grassadonia y Antonio Piazza. Ya podían codearse con orgullo junto a las grandes figuras del cine mundial. Apenas unos días después del galardón, los dos aprovecharon el viaje a Francia para hacer una parada en París y descubrir los encantos de la ciudad de la luz.

“Nosotros venimos del mundo del teatro. Actuamos y realizamos obras en nuestras casas o salas alternativas,” “En 2010 nos presentamos al concurso del INCAA con nuestra idea de la película y ganamos. Tuvimos que esperar casi dos años para que lleguen los fondos pero al final pudimos hacer la película”.

Los fondos tuvieron que recorrer más de 1200 kilómetros para llegar al jardín de la república, porque los dos son tucumanos. Nacidos y criados en San Miguel de Tucumán. “Es nuestro lugar en el mundo. Muchos se van a Buenos Aires para continuar con sus carreras artísticas pero nosotros existimos en nuestra ciudad”, dicen.

Y así fue como los dos lograron hacer la primera película 100 por ciento tucumana desde que Gerardo Vallejo, también tucumano, filmara El camino hacia la muerte del viejo Reales en 1971. “Los lugares, la idea y mucho de los actores son tucumanos. Además vale le pena remarcar que gran parte del elenco viene del mundo del teatro y no del cine”, dice Ezequiel. “A nosotros nos gusta trabajar cada personaje y dedicarle mucho tiempo a su desarrollo. Como muchos de los intérpretes eran teatrales, necesitamos usar todo el tiempo que teníamos disponible para traspasar de una técnica de actuación a la del cine”, comenta Agustín.

Los Dueños narran la historia de Sergio, Rubén y Alicia, una familia de caseros de una gran estancia en Tucumán que se “adueñan” del lugar durante la ausencia de los verdaderos propietarios. Los caseros imitan el estilo de vida de los patrones, algo que sus ingresos no le permitirían hacer. La ópera prima fue bien recibida por el jurado, claro, pero también por los críticos.

“Después de obtener la distinción en Cannes se nos acercó Manuel Gomes, nos felicitó y riéndose nos dijo ´De ahora en más la carrera sube así´ y con la mano dibujó una pendiente hacia abajo. Se refería a la presión que nos mete el premio para nuestros futuros proyectos y las expectativas que tendrá la gente,” cuenta Ezequiel.

“Un día se nos acerca una persona del festival y nos dice ´Isabel quiere hablar con ustedes´”, dice Agustín. Isabel es Isabel Coixet la célebre directora catalana de “Mi vida sin mí”, entre otras películas y miembro del jurado de la sección Cámara de oro .”A pesar de ser una persona reconocida Isabel es modesta y muy abierta. Nos felicitó por el film y nos dio aliento para el futuro”.

Hablar con los grandes referentes del cine, es una oportunidad vital para el desarrollo artístico de los tucumanos. “En nuestra provincia no tenemos muchos interlocutores, salvo nuestros amigos y colegas con quienes trabajamos desde siempre) Pero en los momentos más serios y escabrosos nos tenemos los dos nomás. Yo le cuento mis ideas a Ezequiel y él me dice las suyas”, dice Agustín.

Los dos tucumanos ya tienen planeado su próximo largometraje, “Autodisciplina”. La película se inspira en los años de estudios de los dos en el colegio Gymnasium UNT de Tucumán, donde también estudió Gerardo Vallejo, una reconocida institución académica donde la elite, “supuestamente progresista e intelectual” dice Ezequiel, de la provincia envía a sus hijos y solo a sus hijos, porque en pleno siglo XXI, todavía es un colegio exclusivo para varones.

“La película va tratar ese aspecto rígido y contradictorio que experimentamos en nuestro colegio, que a pesar de ser muy abierto en varios aspectos mantiene su política de aceptar solo varones y además se estructura de forma cuasi militar durante los campamentos que se realizan todos los años, en donde se practica gobierno estudiantil”, explica Ezequiel. El rodaje será también íntegramente hecho en Tucumán.

“Aprendimos mucho de nuestra experiencia en Los Dueños. Pero ahora queremos hacer una película que sea más espectacular. A pesar que todavía seguimos disfrutando del premio ya empezamos a sentir la presión sobre el próximo paso”, se confiesa Ezequiel.

Pero hoy los dos parecen querer dejar de lado la ansiedad pos-premio, y se dejan llevar por el hechizo de la capital francesa, sus parques y sus monumentos. “Es increíble. Cada rincón de esta ciudad te sorprende”, dicen. Les quedan apenas algunas horas antes de subirse al avión y hacer el camino inverso hacia su Tucumán natal. Allá serán recibidos como estrellas, con orgullo provincial. Y merecido está. No todos los días una pareja de tucumanos camina la alfombra roja del Festival Cannes, premio en mano.

Por el momento Los Dueños no tiene fecha de estreno en el país, pero durante octubre de 2013 se podrá ver en el “8º Festival Tucumán Cine Gerardo Vallejo”.

Textos y fotos de Hugo Passarello Luna
Hugo es fotógrafo y periodista multimedia. Trabaja free lance para medios de América Latina, Estados Unidos y Francia.