Anatomía de la canción

Published on Octubre 15th, 2014

La ruptura: tradición y modernidad. La música popular y los elementos académicos. Los procesos de composición: técnica y psicodelia. La libertad expresiva de los instrumentos. La búsqueda del eslabón perdido. Acho Estol despliega todas estas inquietudes en esta entrevista de Efecto Kuleshov.

¿Por qué funciona una canción?

Es muy difícil hacer auto-autopsia. Pero yo diría que es el espíritu de la canción genérica. Preguntarse qué es la canción, porqué acompaña a la humanidad desde siempre, cuál es el verdadero uso antropológico, el verdadero motivo, la necesidad espiritual. Trato de no perderlo de vista nunca, porque ahí es donde se encuentran todas las canciones. Desde los lieders de Brahms, o las letanías étnicas primitivas, hasta las canciones de Gershwin, de los Beatles, de Gardel y Lepera.

Para mí fue muy importante mirar al tango de esa manera. Crecí en un mundo totalmente hostil al tango, lo veía como una especie de extraño cuartito que había en un lugar, donde uno podía ir atravesando todo este lugar rarísimo y dudoso, lleno de peluquines y viejos que gritan, pero que había ahí cosas maravillosas que había que ir descubriendo. Y cuando entramos en el tango en serio, con La Chicana, descubrí que era mucho más groso de lo que yo había creído, que había cosas buenísimas por todos lados. Y que en nuestra conciencia generacional había ocupado demasiado espacio el tema de la nostalgia, del culto al pasado, de la muerte del tango. del velorio ese de los peluquines y la endogamia, y nos habíamos perdido la música.

IMG_3621web

No me daba cuenta que en Grandes Valores tocaba Pugliese, o tocaba Salgán, y que si sacabas todo lo demás, absolutamente todo, menos el audio, era algo alucinante. Creo que en mi obra busco escribir tangos que puedan tener giros armónicos y la intención abierta que pudieron tener los Beatles al escribir canciones. O la mirada folclórica que podía tener Gershwin desde la academia, con un nivel muy alto. A nosotros nos gustaba mucho lo que estaba haciendo el nuevo flamenco, Pata Negra, Kiko Veneno, que con mucha tradición, mucha sabiduría y estudio de la tradición, rompían. Para nosotros siempre fueron y siguen siendo modelos de cómo una música popular puede seguir estando viva. Vos lo ves a Raimundo Amador y esa viola es tan honestamente flamenca como honestamente rockera. Y no son cosas excluyentes. El espíritu del tango es especialmente afín al espíritu del rock. El tango fue el rock antes del rock. En Argentina nosotros vimos el espíritu punk, la celebración de lo marginal, de lo carcelario, poetizada a niveles altísimos y cantada, mucho antes de que existiera el rock.

 

¿TE QUEDASTE CON GANAS DE MÁS?